Bar Restaurante Zelai. Sevilla. 2007/2009

tipo     estado Construido

Bar Restaurante Zelai. Sevilla. 2007/2009

  • Localización. Sevilla.
  • Estado. Ejecutado.

Equipo

  • Alt-Q Arquitectura
  • Colaboradores: Estefanía Sánchez Garrido, Miriam Rego Gómez, J. Antonio Pavón.

Publicaciones

  • En Eat Shop Drink. Editorial Taschen. 2012.
  • Guía de arquitectura contemporánea de Sevilla. 2011.
Memoria

La geometría poco homogénea del local (24 m de fondo y un ancho variable de 7 m en la zona inmediata a la calle, 5 m en la intermedia y 10 m en el fondo que da al patio interior) y el encargo de un programa versátil son los dos condicionantes fundamentales del proyecto que se resuelven mediante un mueble en la medianera oeste que se va adaptando a las irregularidades de la medianera construyendo un paisaje de distintas texturas al tiempo que genera diferentes zonas-ambientes a lo largo del local.

Junto al acceso, se sitúa un punto de exposición-venta de productos ibéricos y un primer ámbito más dinámico de mesas altas. A continuación, en la zona más estrecha, se sitúa una barra secundaria paralela al primer tramo de la barra del bar, que permite una amplia concentración de usuarios en las horas más concurridas del día. La tercera zona, acoge un banco y en torno a él se ubican mesas fijas. Al fondo, se ubica el restaurante en el que el mueble medianero envuelve el espacio acogiendo guardarropas y elementos auxiliares y propicia un ambiente más tranquilo en torno al patio. En la medianera este, se aprovecha el ensanchamiento central para la ubicación de la cocina comunicada con el bar y el restaurante.

El mueble medianero se compone por secuencia de costillas que forman su estructura y están sujetas a la pared cada 50 cm. Sobre ellas, distintas triangulaciones en planos y materiales diferentes – obs, dm, contrachapado, fenólico – recorren todo el local, plegándose en los extremos para acoger la zona de acceso y el ámbito más cercano al patio. El mural se adapta a los distintos requerimientos y funciones, pasando de ser “fachada” a superficie de apoyo o barra alta en la primera zona, asiento guardarropa y acogiendo múltiples nichos, como pequeños espacios de almacenaje para alojar temporalmente los enseres de los clientes.

La barra principal, también queda acogida por otro gran mueble paralelepípedo de bambú, que baja su techo en este ámbito, para diferenciarlo del resto del local así como para alojar las instalaciones de climatización, que discurren en su interior. Al igual que sucede con el mueble medianero, éste se pliega, en el inicio y fin de la barra para generar en el inicio un expositor de productos ibéricos y en el fin se convierte en pared y luego en suelo configurando la estancia del restaurante.